El proyecto “Transcribe Bentham” recibe el premio Ars Electronica

El pasado 26 de Mayo se dio a conocer la lista de los galardonados con el premio Ars Electronica 2011, uno de los de mayor reconocimiento en el ámbito de las artes digitales. La sección “Comunidades digitales” cuenta entre los premiados con el proyecto de investigación participativa Transcribe Bentham, iniciado el pasado mes de Septiembre en el Centro para las Humanidades Digitales del University College de Londres.

¿En qué consiste? Simple: el año pasado un equipo de estudiosos ingleses se encuentra con que tiene unos 60000 folios manuscritos del filósofo Jeremy Bentham en su archivo y piensa que estaría muy bien poder transcribirlos para editarlos y darlos a conocer al público. El problema es que en la universidad ya llevan cincuenta años dedicados a dicha tarea con escasos resultados: transcribir todo ese material requiere una cantidad de tiempo y dinero enorme, y el equipo no dispone ni de uno ni de otro. Le dan vueltas al asunto hasta que a uno de ellos se le ocurre una idea:

— ¿Porqué no colgamos los manuscritos en la red y que los transciba la gente?
— Wait a minut Philip –le dice su compañero Archivald– ¿crees que la gente va a trabajar gratis en esto?
— Y en caso de que lo hiciera –añade Christopher– ¿te parece que cualquier persona está formada para poder transcribir un manuscrito de Jeremy? (así llaman ellos a Bentham, por la confianza)
— Bueno –contesta Philip. La gente hace cosas más raras gratis, como programar un sistema operativo o subtitular series de los años ’60. Cuanta más gente lo haga menos trabajo para cada uno. Y claro que no serán especialistas en la transcripción, pero mejor eso que tenerlos ahí en el archivo criando polvo. Podemos subir a la red tanto el original digitalizado como su transcripción.

Los demás dan una calada a su pipa, pensativos, hasta que exclaman al unísono:

Yeah man!

Más o menos así inicia el proyecto “Transcribe Bentham”. Si uno quiere participar en él basta con acceder a esta página del proyecto,  llamada “escritorio de transcripción”, donde puede obtener indicaciones sobre la lectura de los manuscritos y una guía para su transcripción (que se realiza en formato xml). Una vez preparado, se escoge el manuscrito que se quiere transcribir según su fecha, el nivel de dificultad del manuscrito (cual videojuego consolero) o el tema que aborda (crimen y castigo, ley, filosofía moral, panopticon, economia política, religión).

En esta misma página se nos indica el progreso de la transcripción mediante una barra: hoy llevan 1381 folios transcritos, un 31% de los 4322 subidos a la red. Un “Benthamometro” da cuenta con más detalle de este progreso e incluye una lista con el “top ten” de los colaboradores: la “number one” es una tal Diane Folan, quien, con un total de 52075 puntos, es la única en haber alcanzado el nivel experto.

Barra de progreso, puntos, nivel experto… sí, se trata de un juego hecho (imagino) para incentivar la colaboración desinteresada de los internautas. Esto, que puede parecer un tanto extraño, no lo es tanto si se piensa que la investigación es, en buena parte, juego, y tiene un carácter lúdico que conoce bien cualquier historiador. Folan dice participar en el proyecto por la posibilidad que ofrece de concluir una labor editorial que llevaba sobre la mesa más de 50 años. Es un buen incentivo. Otro es el hecho de poder leer y traer a la luz por primera vez pensamientos de un gran filósofo que habían permanecido desatendidos durante siglos. Cualquier internauta, de hecho, puede ser parte de un importante proyecto de investigación que conduce a un resultado inmediato y evidente: el mejor conocimiento de un clásico.

Para fomentar el espírituo de colaboración de la comunidad el equipo responsable del proyecto ha tenido la buena idea de potenciar la interacción con los colaboradores, tanto mediante el foro de la página del proyecto como a través de la cuenta en Facebook y el blog de “Transcribe Bentham”. En serio, ¿cuántos proyectos de investigación conocen que tengan un blog para mantener el contacto con el público e informar de lo que hacen?

Imagínenselo en el recibidor de casa

Ahora bien, mi iniciativa preferida es, sin duda, el blog de Jeremy Bentham, en el que el propio filósofo habla sobre temas relativos a la transcripción de sus manuscritos, pide perdón por su ininteligible caligrafía, etc. Todo redactado con un estilo que imita el inglés del siglo XVIII. El título del blog –“pensando dentro de la caja”– hace referencia a un hecho conocido por todos los aficionados a la ilustración inglesa: parece ser que Bentham al morir encargó a su cirujano que su cuerpo fuera embalsamado, pidiendo en su testamento encontrarse presente siempre que sus amigos se reunieran en su honor. Así se hizo. En 1850 el cuerpo fue donado al University College de Londres y, desde entonces, se encuentra dentro de una caja (mitad armario mitad urna) que se exhibe en un claustro de la universidad: sentado en su silla, Bentham sostiene su bastón favorito junto a una pequeña mesa. La cabeza es una réplica en cera de su verdadera cabeza disecada, que antes reposaba a los pies del cuerpo (ahora parece ser que la han quitado). Una amiga que estudió en el King’s College, universidad rival, me contó que en una ocasión unos estudiantes robaron la cabeza para jugar a fútbol con ella. No sé si sucedió realmente, pero sí parece ser cierto que en los años setenta unos chavalotes de ese College secuestraron la cabeza, pidiendo un rescate de 100 libras por ella. La Universidad consiguió rescatarla sana y salva pagando sólo 10. Buen trabajo chicos.

[Más enlaces: aquí una noticia del NY Times del pasado mes de diciembre sobre el proyecto, y que sirvió para impulsarlo en la red y darlo a conocer a mucha más gente; aquí el blog en el que supe del proyecto por primera vez, que encuentran también en el menú de la derecha y que no se deben perder si son aficionados a la historia].

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Está pasando, Filosofía, Humanidades digitales y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El proyecto “Transcribe Bentham” recibe el premio Ars Electronica

  1. Pingback: Agradecimientos varios | Arqueología del punto de vista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s