Una columna de opinión

Martes seis de la mañana. El teléfono suena y, al contestar, la voz que oigo todavía me habla en sueños:

— Mario, el país le necesita.                                                                                                                — Y yo estoy para lo que haga falta señor, pero sepa que no hice la mili. Fui pidiendo            prórrogas hasta que la eliminaron. Soy una rata inmunda.                                                          — Me refiero a El País, el periódico global en español. Soy su director y necesitamos una columna de opinión para esta tarde.                                                                                                — Claro yo también hablaba de eso. ¿Y no es un poco precipitado?                                             — Sí, bueno. Tenía que escribirla Javier Marías pero se fue ayer a dar una conferencia sobre lo que no soporta de España y todavía no ha vuelto. No sabemos nada de él.                — Comprendo. Pues yo la verdad es que tenía planes: ir a pescar, hacerme la manicura, ver crecer las plantas del jardín…                                                                                                            — Piense que es una oportunidad única: puede que le paguemos algo.                                        — Suena tentador… De acuerdo, se la mando esta tarde.

Dicho y hecho. Después de hacerme la manicura pergeñé (qué verbo) una bonita columna de opinión sobre un tema de rabiosa actualidad y con una instructiva enseñanza como conclusión. Tras mandarla el director me volvió a llamar:

— No está mal, pero es demasiado larga: sobra un párrafo.                                                           — Lo siento señor, no puedo subordinar mi creatividad a sus vacuos intereses económico-espaciales.                                                                                                                                            — Y yo no puedo subordinar mi tiempo a sus vacuos discursos absurdo-temporales. Quédese la columna.                                                                                                                           — Esto no quedará así. Nos veremos las caras.                                                                              — Le estaré esperando.

Y en esas estamos. Mientras tanto, algo tuve que hacer con la columna: aparecerá próximamente en este su blog amigo. ¿Quién sabe? Quizá algún día el dueño del mundo se pase por aquí.

Tengan cuidado ahí fuera

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comedia, Periodismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s